¿Que es el Reiki?

Reiki es una práctica espiritual de sanación y crecimiento personal, que establece una conexión consciente con la energía del universo. Es un sistema de canalización energética para armonizar el cuerpo físico, emocional y mental mediante una reconexión espiritual.

Reiki es el camino de retorno para recuperar nuestra armonía, salud, paz y felicidad. Para recordarnos que en escencia somos seres espirituales y que podemos vivir desde esa consciencia.

Es un arte bioenergético que nos permite volver a conectarnos con la divinidad que en esencia somos.

 Reiki es una palabra de origen japonés compuesto por Rei, que significa espíritu, universo, totalidad, y Ki, que significa energía vital. Entonces Reiki es el  encuentro entre tu energía vital y todo el universo espiritual. Es un puente que une nuestra consciencia humana con la consciencia divina.

De dónde proviene el Reiki

El Reiki proviene del origen mismo de la creación. Desde que el creador pudo identificar algo como creación, en ese momento surgió una aparente separación. Sin embargo como el creador jamás se ha separado de su creación, existe una fuerza que une, que interrelaciona creador y creación. Esta fuerza conocida en el cristianismo como Espíritu Santo, en el sintoísmo como Santen, y en el hinduismo como Shiva, en el Japón de finales de siglo XIX e inicios del siglo XX fue conocido también como Reiki o el Gran Reiki, para distinguirlo de lo que posteriormente se conocería como el Reiki, aludiendo a las técnicas y prácticas, para activar en uno mismo y en los demás, dicha interacción esencial.

El origen histórico del Reiki como lo conocemos hoy en día, se lo debemos a un gran Maestro budista, llamado Mikao Usui. Quien hacia el año 1922, luego de estar largos años practicando su espiritualidad con el fin de alcanzar su iluminación, tuvo una experiencia mística en el Monte Kurama, cerca de Kioto. Gracias a la cual Mikao Usui se inspiró para crear un método con el cual poder practicar con esta fuerza creadora. A este método le llamó Usui Reiki Ryoho. El método con el cual el Reiki se dio a conocer de forma masiva a todo el mundo.

En ese mismo año el maestro funda su propia escuela para enseñar este método, la Usui Reiki Ryoho Gakkai y desde entonces hasta su muerte en 1926, se dedicó por completo a la enseñanza del Reiki, dejándonos como gran legado a toda la humanidad este hermoso método de sanación, crecimiento personal y espiritual.

Luego de la muerte del maestro muchos de sus estudiantes continuaron con el legado del Usui Reiki Ryoho. Hoy en día, Reiki se practica en todo el mundo -en palabras del maestro, como este gran regalo llegado del cielo, para enseñarle a la humanidad cómo dejar de sufrir y ser felices en la vida.

Tipos de Reiki

Aunque en esencia Reiki como energía espiritual es una sola, existen muchas formas de practicarla. Y esto lejos de ser una desventaja, es más bien, desde mi punto de vista, una de las razones por las que el reiki se ha podido expandir masivamente por el mundo. Ya que habría sido muy difícil de lograr esto -además de aburrido, si sólo existiera una única forma de practicarlo.

En general podríamos señalar que existen dos grandes tipos de Reiki: reiki Occidental y reiki japonés, y de allí se derivan cientos y tal vez miles de diferentes tipos de Reiki. Cada tipo o estilo de reiki enfatiza más o menos algunos aspectos de la sanación o la iluminación. Y algunos de estos poseen prácticas muy diferentes entre sí.

En nuestra Escuela Internacional de Reiki Sammasati enseñamos estilos de reiki de ambos tipos, tanto occidental como japonés, aunque estos últimos sólo se ofrecen de forma presencial. De esta forma ofrecemos a nuestros estudiantes una visión más amplia de lo que es el reiki.

Los tipos de reiki japonés que enseñamos son:

Los tipos de Reiki Occidental que enseñamos son:

Qué beneficios entrega el Reiki

Potenciar cualquier tratamiento médico. Aplicando reiki a los medicamentos y en cualquier momento de un tratamiento médico, te será de gran ayuda para facilitar la sanación y disminuir los posibles efectos secundarios de dicho tratamiento.

Purificar y eliminar toxinas. Ayuda mucho a purificar nuestro cuerpo, eliminando toxinas acumuladas en nuestra sangre por hábitos mentales y emocionales.

Fortalecer el sistema inmunológico. Es un potenciador de nuestra energía vital y campo electromagnético, lo cual está directamente relacionado con el sistema inmunológico. Esto hace que el Reiki ayude a fortalecer dicho sistema, lo cual redunda en una mejor salud en general.

Relajarte y reducir el estrés. Puedes disminuir los efectos de una vida moderna y ajetreada. Consiguiendo estado de paz y tranquilidad muy fácilmente.

Libera de pensamientos obsesivos. La práctica cotidiana del Reiki nos ayuda a observar el movimiento de los pensamientos sin engancharnos ni obsesionarnos con estos. Esto redunda en una mayor claridad mental, un mejoramiento de la concentración y en la regulación del sueño.

Equilibrar emociones. Uno de los aspectos claves en el origen de la enfermedad son las emociones. Saberlas reconocer, gestionar, sanar y transformar es algo en lo que Reiki se mueve con facilidad.

Incrementar la conciencia intuitiva. De forma natural mientras más practicas reiki, se amplia la consciencia de todo lo que somos. Esto permite que accedamos a estados de consciencia donde podemos obtener información y guía que nos ayude en nuestra evolución.

Liberar la creatividad. Dejar de repetir patrones de conducta y crear nuevas formas de relacionarnos con la existencia es otro de los beneficios de la práctica del Reiki.

Balancear y potenciar los centros energéticos. En el plano energético, nos permite mantener siempre activados y en armonía cada uno de nuestros centros energéticos o chakras

Armonizar cuerpo, mente, emociones y alma. La alineación de cada uno de nuestros planos de la existencia, es uno de los desafíos más grandes en nuestro camino espiritual. Y Reiki es una herramienta que nos ayuda enormemente a sortear dichas dificultades.

Acelerar el crecimiento espiritual. La posibilidad tan inmediata y simple de conectar con estados de consciencia divinos hace que se acelere nuestro proceso evolutivo.

Guiarte hacia la iluminación espiritual. La iluminación, no como el final del camino, sino como una mayor liberación de la ignorancia y la separación, que nos lleva a la paz y la felicidad verdaderas. Es un estado muy posible en la evolución humana. Reiki no te dará la iluminación pero puede acelerar el proceso para que llegues hasta las puertas de dicho estado.

Crisis de sanación

La sanación es un proceso en el que influyen muchos factores no sólo de orden físico, sino también mental, emocional, energético y también espiritual. Es el resultado natural de una vida en armonía, en paz y feliz. Todos los seres humanos estamos buscando eso, de alguna u otra forma.

Sin embargo, estamos tan acostumbrados a vivir en desarmonía, en estrés y preocupación constante, con decepción y frustración acumulada y proyectada, que regresar a dicho equilibrio implica deshacernos de estructuras a las que les tenemos mucho apego, y a veces, resulta muy difícil si quiera imaginar una vida diferente.

Una crisis, tal como lo define el genial poeta Bertolt Brecht, es aquello que se produce cuando lo viejo no acaba de morir y lo nuevo no acaba de nacer. Es la natural resistencia de patrones de conducta y de pensamientos, que se vienen repitiendo durante mucho tiempo como un mecanismo de defensa, y que se activa aún más ante lo nuevo y desconocido.

Entonces la crisis de sanación es una parte del proceso de sanación, en la que, aquello que no está en armonía con su propia naturaleza se resiste a regresar a su estado natural, porque ya se ha habituado a su estado actual a pesar de estar en desequilibrio.

Normalmente las crisis de sanación se manifiestan con síntomas en el cuerpo físico de la persona que está llevando a cabo el proceso de sanación, como pequeñas infecciones estomacales, dolores de cabeza, vómitos, pero a veces, la manifestaciones son sólo a nivel emocional o mental, como la obsesión a ciertas ideas, nostalgias que surgen de la nada, situaciones que creías sanadas reaparecen, etc. Es importante señalar que todos estos síntomas van disminuyendo de forma natural en la media que el proceso de sanación se va desarrollando, y no hay necesidad de hacer algo al respecto, más que respetar la forma en que cada quien se adapta al cambio.

En la práctica del reiki estamos contantemente auto sanándonos, por lo que es común que de vez en cuando se manifiesten estas crisis. De hecho, una de las primeras prácticas que realizamos en reiki es darte una sesión de reiki durante 21 días seguidos, con el propósito de realizar una profunda desintoxicación en todos los planos. En dicho proceso es bastante normal estas crisis de sanación, que no es más que, por un lado, el síntoma de la resistencia a morir de lo viejo, y a la vez, la evidencia de que la desintoxicación sí se está realizando de forma efectiva para dejar espacio a lo nuevo, que en realidad no es tan nuevo, simplemente ha sido olvidado. El camino de retorno a nuestra verdadera naturaleza, el camino de retorno a la armonía.

Y reiki como práctica espiritual de sanación y autoconocimiento nos ayuda a transitar dichas crisis de sanación para avanzar en el camino de retorno a dicho equilibrio, el camino de vuelta a casa.

Qué se hace en una sesión de Reiki

Una sesión de reiki es una oportunidad para compartir, una comunión que el reikista establece, como un canal puro de la energía del universo, consigo mismo, con los demás y con la fuente u origen, desde dónde esta energía proviene.

Una sesión de reiki puede realizarse tanto para uno mismo, para otras personas, así como para animales y plantas, e incluso para los objetos. Tanto si es una auto sesión de reiki o una sesión de rieki para otros, siempre se requerirá de un practicante de reiki debidamente entrenado para servir como un canal puro para dicha sesión.

Al inicio de una sesión de auto reiki el practicante se relaja con la respiración y lleva su atención al centro para evitar distraerse con los pensamientos. Y así en estado de meditación, poder ser un canal puro por donde fluya la energía del Reiki. Esto le permite canalizar la energía de la fuente infinita o divina, para sí mismo, y a través de sus manos, llevar esta energía a las distintas partes de su cuerpo, dejando que sea el reiki lo que sane, regenere o transforme cualquier situación en desarmonía, que pueda tener tanto a nivel físico, como mental y emocional.

En el caso de una sesión de reiki a otros. El reikista sigue siendo un canal puro pero ya no sólo para sí mismo, sino que además para otra persona. La persona que recibe una sesión de reiki será atendida por un reikista quien previamente ha preparado un espacio propicio para la práctica. De tal manera que quien reciba reiki se sienta en confianza y relajado. La persona puede estar sentada o recostada sobre el suelo, o sobre una cama de masajes. El reikista se ubicará a la distancia de sus brazos para que una vez  iniciada la sesión pueda canalizar energía y compartirla, a través de sus manos, principalmente, hacia la persona que recibe la energía en las distintas partes de su cuerpo, para que de esa manera los beneficios del reiki sean también disfrutados por la otra persona. Sin embargo, en una sesión de reiki para otros, ambos, tanto el reikista como el receptor están recibiendo reiki, de tal forma que ambos están siendo igualmente beneficiados.

Al finalizar una sesión de reiki normalmente tanto el reikista como el receptor, en el caso de una sesión de reiki a otros, disfrutarán de un profundo estado de relajación, armonía, paz y felicidad.

Quién puede hacer Reiki

Reiki puede ser practicado por todo tipo de personas sin ninguna restricción. No se requiere algún don en particular o tener conocimientos previos. No se requiere tener alguna creencia en espacial ni mucho menos tener que cambiarlas. Cualquier persona que pueda aprender a realizar procedimientos sencillos, puede hacerlo.

Muchas veces me preguntan si hay alguna restricción en la edad, pero tampoco es el caso. Los niños también pueden practicarlo, obviamente según sea la edad del niño, podrá ser practicado mediante juegos. Las personas de mayor edad tampoco tienen ninguna restricción en la práctica del reiki ya que no requiere de posturas físicas, ni de ningún esfuerzo de tipo físico. Las mujeres embarazadas también pueden practicarlo sin ningún problema, y en ese caso tanto la mamá cómo el bebe, reciben Reiki.

Tampoco se requiere tener grandes conocimientos ni alguna habilidad en especial. Cualquier persona puede aprender a realizar el sencillo procedimiento de la práctica del reiki sin importar sus niveles de estudio, ni su condición social o económica, puede hacerlo.

No necesitas creer en el reiki ni siquiera tener alguna creencia religiosa. Incluso un ateo podría practicarlo sin ninguna dificultad.

No hay ningún tipo de restricción en la práctica del reiki ni impedimento físico para realizarlo.

En realidad todos los seres humanos pueden practicar reiki, ya que todos somos, consciente o inconscientemente canales de esta energía que sostiene la creación. Y de alguna manera u otra todo estamos haciendo reiki en nuestra vida cotidiana de forma inconsciente en cada movimiento, pensamiento o acción, detrás de todo eso lo que hay es energía.

Ahora bien, todos podemos estar conscientes de esto y practicarlo de forma adecuada, para que los beneficios de estar en armonía, en paz y felicidad sean realmente manifestados en la vida cotidiana. En la medida en que quien lo practique se haya formado correctamente con un maestro fidedigno que enseñe y guíe esta práctica espiritual.

Si quieres aprender a practicar Reiki de forma correcta te invito a mi curso online gratuito o a leer mi ebook gratuito aquí!

Hola ¿En qué puedo ayudarte?